EBLA. Una gran biblioteca de la antigüedad.

ebla1En 1964 un grupo de arqueólogos de la Università degli Studi di Roma ‘La Sapienza’ comenzaron las excavaciones en el lugar de Tell Mardikh, un yacimiento al sur de Alepo, en Siria.

¿Qué ciudad se escondía bajo aquellas ruinas?

En la campaña de 1968, el arqueólogo y director de la excavación Paolo Matthiae, sacó a la luz una estatua de basalto hallada en las excavaciones que tenía grabada una inscripción.  En ella, el epigrafista Giovanni Pettinato consiguió leer el nombre de un tal Ibbit-Ilim, el “rey de la estirpe eblaíta” que mandó esculpir la figura “cuando la diosa Ishtar se manifestó en Ebla”. Esto permitió resolver el enigma al identificar este yacimiento con Ebla.

Durante 1974 se encontraron las primeras cuarenta tablillas del III milenio a.C. Estas  tablillas indicaban que Ebla fue un estado gobernado por un en (“rey”) y que se había relacionado con las lejanas metrópolis del Éufrates y Mesopotamia.

El gran hallazgo

ebla3El descubrimiento más extraordinario llegó en 1975: los arqueólogos habían encontrado el archivo estatal de Ebla, o mejor dicho, lo que quedaba de él, después de que la ciudad fuese destruida en el 1.600 a.C., posiblemente por un rey hitita. Los hallazgos evidenciaban una cantidad ingente de tablillas de arcilla (alrededor de 15.000) para un yacimiento del III milenio a.C.

El hallazgo de estas tablillas permite registrar más de 140 años de la historia de Ebla como así lo atestiguan la variedad de textos  encontrados: administrativos, religiosos y épicos, listas reales, tratados internacionales, diccionarios bilingües…

Las tablillas estaban escritas en caracteres cuneiformes inventados por los sumerios hacia el 3000 a.C., pero la lengua de los eblaítas no era el sumerio, y daban a estos signos un valor distinto. Fue Giovanni Pettinato el que pudo descifrar esta lengua desconocida del tipo semita occidental, a la que denominó eblaíta.

¿Cómo era la biblioteca de Ebla?ebla4

Cuando se encontró el archivo real, el arqueólogo P. Matthiae constató que “la pared norte contenía textos lexicográficos, mientras que la pared este estaba reservada a documentos comerciales”, lo que indica que los escribas ordenaron el material según su contenido. Esto, que hoy nos parece normal, marca un hito fundamental en la historia del conocimiento como la primera biblioteca documentada de la historia.

ebla5La biblioteca estaba compuesta por un mobiliario fijo para la conservación y almacenamiento de las tablillas de arcilla, así lo atestiguan la presencia de agujeros de dimensiones regulares encontrados a lo largo del pavimento. Las paredes debían de estar revestidas de estanterías de madera sujetas por soportes verticales, también de madera, fijadas al suelo.

Las tablillas estaban dispuestas en ángulo recto, con el reverso hacia fuera, ya que era aquí donde en los textos administrativos se escribían las sumas y una especie de título para identificarlas. Otro sistema de localización era su forma: las redondas indicaban el registro de entrada y las cuadradas el de salida. En el suelo, en cestos de mimbre, se guardaban las que eran de consulta más frecuente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
shares